Blog General Semana Tantum

Lo Que Dices, Recibes

Lo que dices recibes - Tantum Ev

Chicos hoy hablaremos de un tema del que siempre se habla, la boca. Se habla de este tema porque en realidad es importante.

Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó. (Génesis 1:27 NTV)

Claramente Dios nos creó! Su plan es que con nuestra boca podamos comunicarnos, tanto como adorarle y alabarle, mostrar su Verdad al resto de personas. En la Biblia también se encuentran personas que usaron su boca para mal (Blasfemar, maldecir, mentir), ellos no se salían sin “un buen castiguito”. David un gran salmista y hombre, entendió el poder de sus palabras.

Toma control de lo que digo, oh S EÑOR, y guarda mis labios. (Salmos 141:3 NTV)

De la misma manera, Job Después de haber reclamado tanto y haberse quejado, supo que es tontera hablar contra el que Sabe Todo (y lo mejor es que siempre sabe lo mejor para nosotros, aun mas que nosotros mismos.)

Entonces Job respondió al SEÑOR: «No soy nada, ¿cómo podría yo encontrar las respuestas? Me taparé la boca con la mano. Ya hablé demasiado; no tengo nada más que decir». (Job 40:3-5 NTV)

Pensemos bien lo que decimos, aunque digamos algo en broma, lo que decimos recibimos.

La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias. (Proverbios 18:21 NTV)

Aqui no se refiere a que digo algo y se muere de la nada. Humanamente, por hablar más de la cuenta nos puede pasar algo malo; Espiritualmente podemos atar tanto bendiciones como maldiciones, cuidemos lo que decimos.

De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. (S. Mateo 18:18 RVR1960)

Tengamos cuidado con ella.

A veces alaba a nuestro Señor y Padre, y otras veces maldice a quienes Dios creó a su propia imagen. Y así, la bendición y la maldición salen de la misma boca. Sin duda, hermanos míos, ¡eso no está bien! (Santiago 3:9-10 NTV)

Es una enorme verdad! Algo tan pequeño puede traer muchas consecuencias malas a nuestra vida. Cuidémonos de no decir “caballadas”, yo estoy tratando de mejorar en eso!
Unos versículos que te pueden ayudar son: Santiago 1:26; 3:1-12 Salmo 34:13, Proverbios 13:3; 21:23, 1Pedro 3:10

Pablo Rojas

0 comments on “Lo Que Dices, Recibes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: